Cómo la comunicación no verbal afecta el resultado de tus ventas

Apr 21, 2021

Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

 



¿Qué encontrarás en este artículo? 

 

Índice:

 

  1. ¿Qué es la comunicación no verbal?
  2. ¿Cómo reconocer el carácter según el lenguaje corporal?

      2.1 Autoconfianza

      2.2  Sumisión 

      2.3  Inseguridad

      2.4  Manipulación

      2.5  Interés

      2.6  Desinterés

  1. Conclusión






La comunicación no verbal no es un lenguaje que se escuche, sino que es corporal. En él entran en juego las actitudes, reacciones y gestos, que a la vez son trascendentales en la decisión de compra de tu cliente. ¿Sabes cómo influye tu comunicación no verbal en tus ventas? 



Sigue leyendo para que lo descubras.



Tu lenguaje corporal influye directamente en tus ventas porque ayuda a la toma de decisiones de tu cliente. Es importante que sepas cuál es el mensaje que quieres transmitir a tu cliente y cómo lo vas a transmitir. 

 

Como es una comunicación bidireccional no solo importan las palabras, sino también tu contacto visual y tu forma de comportarte.

 

Tu comunicación no verbal transmite muchísima información. Así que primero quiero que aprendas a reconocer el carácter de una persona por su lenguaje no verbal. Esto te servirá para mejorar tu comunicación, entender a tu cliente y para cerrar la venta.



¿Cómo reconocer el carácter según el lenguaje corporal?

 

Cada persona tiene un carácter diferente. Este puede ser reconocido según el lenguaje corporal que transmite. A continuación, te compartiré información del carácter de cada persona según sus gestos y sus posturas.

 

Autoconfianza: 

 

Las personas con autoconfianza mientras hablan mantienen el contacto visual. También mantienen una distancia prudente y su postura corporal refleja relajación.

Tanto las piernas como sus brazos están en una posición ligeramente abierta, lo que demuestra confianza y apertura. 

 

 

Sumisión: 

 

Las personas sumisas son fáciles de detectar. Ellas nos transmiten desde el inicio su inseguridad. Se sientan en el borde de la silla y establecen escaso contacto visual. La risa nerviosa aparece frecuentemente así como la aceptación casi incuestionable de todo lo que los demás dicen. Cuando hablan se tapan parcialmente parte de su boca y rostro.

 

 

Inseguridad: 

 

Las personas inseguras se muestran nerviosas a medida que se desarrolla la conversación. Las manos en los bolsillos y el escaso contacto visual son dos parámetros que nos permiten detectar este tipo de personas.

Jugar con el pelo y llevar las uñas mordidas son signos de inseguridad. Estas personas suelen estar en continuo movimiento, incluso cuando están sentados mueven los pies o las piernas.

 

 

Agresividad: 

 

Las personas agresivas suelen tratar de ocultar su reacción ante los demás, pero existen ciertos rasgos que escapan a este intento. Los puños cerrados y la postura corporal rígida son signos clásicos de estas personas, además, la distancia que mantienen es escasa y el contacto visual es prolongado. Cuando discuten con los demás suelen señalar con el dedo índice y hacer movimientos con este.

 

Manipulación: 

 

Una persona manipuladora tratará de ganarse la confianza y utilizará todas las herramientas disponibles para este propósito. Su tono de voz refleja dulzura y sus gestos serán exagerados. Sus movimientos son sobreactuados y tratará de acercarse y tener cierto contacto físico como colocar su mano sobre tu hombro. Tratará de manejar la conversación para conseguir su objetivo.

 

 

Interés: 

 

La persona que muestra una actitud de interés mantendrá el contacto visual y tratará de imitar tu postura. Los brazos y los pies los mantendrá ligeramente abiertos denotando apertura. Tratará de intervenir en la conversación tantas veces como considere prudente. y tratará de mantener una distancia mesurada.



Desinterés: 

 

Una persona que no está interesada hace ruidos con los dedos o con los pies, mira continuamente el reloj o la ventana y no establece contacto visual con nosotros. Coloca sus manos en la cabeza o en la cara y refleja ansiedad porque desea que la situación termine lo antes posible.



Conclusión: 

 

La comunicación no verbal no es un asunto aislado de tu personalidad porque está estrechamente relacionada con tu autoestima, comportamiento y hasta con la idea que tenés de vos misma. Con el simple hecho de tener tu espalda en una correcta posición, ya estás enviando un mensaje de lo cómoda y segura que te sientes con alguna situación y viceversa.  

 

Para tu estrategia de ventas no solo tenés que enfocar tu energía en tu speech, sino también tenés que estar atenta a todo lo que estás comunicando con tus gestos, movimientos y posturas. Lo más importante es la confianza en vos misma, recordá que el 80% de tus resultados dependen de tu mentalidad.

 

¿Sos consciente de la importancia de tu comunicación no verbal en los resultados de tus ventas o lo ves como un asunto aislado?

 

Me encantará saber tu opinión, así que puedes escribir lo que piensas en la caja de comentarios.

 

Apúntate a nuestra NEWSLETTER

Y recibe contenido actualizado y de mucho valor todas las semanas.

Déjanos tu comentario